Las tres capas de un clásico: whisky, café y nata.